¿Qué es una bici eléctrica?
Lo primero que debemos de saber es que si ya tenemos una buena bicicleta, seguramente no vamos a necesitar comprar otra. Existen kits en el mercado muy fáciles de instalar que convertirán tu bici clásica en una eléctrica en cuestión de cinco minutos.
 
Una bici eléctrica no es más que un tipo de vehículo eléctrico, una bici que se le ha acoplado un motor eléctrico para ayudar en el avance de la misma, la energía es suministrada por una batería que es la encargada de almacenar la energía y suele ser de plomo o de litio. Este motor puede estar integrado en la rueda trasera, delantera o cerca del eje de pedalier. El motor ayuda al avance de la bicicleta y recibe energía de una batería que se recarga en la red eléctrica. 
 
El motor de una bicicleta eléctrica no puede sobrepasar los 25 Kms/h y la potencia debe ser inferior a 250W. El motor además debe pararse cuando se deja de dar pedales. Dependiendo del modelo se puede alcanzar los 45 km/h, e incluso más, según el tipo de batería instalada.
 
La mayoría de las bicicletas de gama básica y media tienen motor delantero y en algunos casos trasero. Las bicicletas con motor central eléctrico son de alta gama ya que tienen unas prestaciones bastante superiores a otras, sobre todo en lo que tiene que ver con su potencia inicial.
 
Este tipo de bicicletas suelen alcanzar mucha velocidad nada más tocar el pedal, por lo que son más seguras para conducir en carreteras con mucho tráfico. También son perfectas para iniciar la marcha en una cuesta, ya que notaremos la ayuda desde el primer momento.
 
 
¿Por qué una bici eléctrica?
Las bicicletas eléctricas han venido a facilitar la vida a todas las personas que quieren tener un medio de transporte más sostenible. Cada vez es más preocupante el tema de la contaminación atmosférica tanto a nivel de las ciudades como a nivel planetario.
 
  • Ahorrarás mucho dinero: no hallarás un vehículo a motor más económico
  • Con una bicicleta eléctrica puedes realizar trayectos más largos que con una bicicleta normal y a mayor velocidad.
  • Es un medio de transporte que no contamina, ligero, silencioso, ecológico, ayudando a las ciudades a ser menos contaminantes y más saludables.
  • Si quieres hacer deporte y sudar, no tienes más que apagar o reducir al mínimo la ayuda al pedaleo y tendrás las mismas sensaciones que con tu bici tradicional. Circulando en una bici eléctrica mejoras la salud física (fortalecerás tu corazón, músculos, huesos…)  y mental (reducción de estrés, ansiedad…). Pedalear un rato cada día nos permite hacer suficiente ejercicio para mantenernos en forma.
  • La carga de las baterías es cómoda, ya que son extraíbles y se hacen en casa. El coste de recarga es insignificante.
 
¿Son seguras?
Esta pregunta quizá es debido a que están impulsadas por un motor, se las suele comparar con un ciclomotor, debido a la potencia de las bicicletas eléctricas. Aunque evitar los riesgos es siempre cosa tuya, la bicicleta eléctrica en núcleos urbanos es capaz de ponerse a una velocidad segura en muy poco tiempo gracias a su aceleración. 
 
La verdad es que son más seguras que las bicicletas tradicionales. El motor de las bicicletas no las impulsa más allá de 25kmh. Este límite de velocidad hace que la bicicleta se mantenga a una velocidad segura. También hay sensores para cortar la potencia del motor colocados en los frenos, que previenen de un peligroso bloqueo de la rueda. Suelen ser más estables que las bicicletas estándar, con más peso, suspensión y bastidores más grandes. En una bicicleta normal cuando te ves en una situación de peligro solo pueden frenar, con una bicicleta eléctrica también puedes acelerar, por lo que se tiene menos accidente montando en una bicicleta eléctrica que en una bicicleta tradicional.
 
¿Cómo funcionan las bicicletas eléctricas?
Las bicicletas eléctricas incorporan un Sistema de Pedaleo Asistido, el cual incorpora un sensor que detecta la velocidad del pedaleo o la fuerza transmitida a los pedales. Al presionar el pedal o al dar vueltas el plato, un controlador electrónico registra esta señal del sensor y proporciona la energía al motor para que éste asista al avance de la bicicleta a una velocidad y fuerza calculadas. Cuando se deja de pedalear o se acciona el freno, el motor deja de funcionar.
 
Siempre tendrás la opción de desconectar el sistema eléctrico y pedalear normalmente. Las batería puede desmontarse con facilidad, por lo que pesan menos.
 
 
¿Es necesario permiso, seguro o casco para conducir una bicicleta eléctrica?
Las bicicletas eléctricas homologadas, a efectos legales son consideradas como las bicicletas convencionales, como tales son las que cumplen con la Directiva Europea 2002/24/CE, que define las características que deben reunir la las bicicletas con pedaleo asistido. No son vehículos de tracción mecánica, básicamente, son aquellas equipadas con un motor eléctrico auxiliar, cuya potencia disminuya progresivamente y que finalmente se interrumpa cuando la velocidad del vehículo alcance los 25 km/h, o antes si el ciclista deja de pedalear.
 
Si tu bici eléctrica reúne estas características, no necesitas permiso ni seguro porque éstas se rigen por las mismas directrices que las bicis convencionales. Si tu bicicleta eléctrica o tu kit de conversión excede los 250W o 25 Km/h, la responsabilidad de su uso en vías públicas depende de ti.
 
Aunque no es obligatorio, se recomienda el uso del casco para ir en cualquier vehículo de dos ruedas. Incluso en los de una sola.
 
¿Puedo ir por carriles bici?
Sí, porque las Normas de Circulación de las bicicletas eléctricas son las mismas que las de las bicicletas convencionales.
Disfrutas de las mismas ventajas y aprovécha los carriles bici.
 
Imagen: ForoCochesEléctricos