Francia quiere hacer más fácil la recarga a los conductores de vehículos eléctricos mediante la unificación de las funcionalidades de las diferentes redes de recarga que existen en el país.

La existencia de redes de recarga de vehículo eléctricos gestionadas por empresas o administraciones diferentes hace complicado a los conductores recargar en muchas estaciones, por no disponer del registro correspondiente en esa red. Por lo que se pretende unificar todos los sistemas de suscripción para uso de puntos de recarga, de tal manera que no nos molestemos en darnos de alta en tantos servicios como cargadores queramos utilizar.
 
La creación de la plataforma Gireve permitirá intercambiar los datos de pago entre las diferentes redes de recarga.
 
 
En la actualidad, Francia cuenta con 9.400 puntos de recarga. Convirtiéndose en uno de los máximos defensores de la movilidad eléctrica.
 
 
Para que las redes sean interoperables entre ellas se deben cumplir una serie de requisitos. La red de carga debe estar dotada de inteligencia para poder implementar una plataforma de intercambio de datos entre los operadores. El sistema de recarga debe estar abierto a usuarios de otras compañías en las mismas condiciones que los de la propietaria. También hay que asegurar el mantenimiento de la infraestructura que es lo que garantiza el servicio al usuario. 
 
 
fuente: