Faltan mejores baterías, más puntos de carga y mayor información.

Faltan mejores baterías, más puntos de carga y mayor información. El coche eléctrico sigue siendo un lujo en muchos países, pocos usuarios pueden permitirse, debido a la corta vida de algunos de ellos y sobre todo al precio de las baterías, que disparan el coste del mantenimiento. Otro gran inconveniente son los puntos de carga, en la mayoría de casos todavía insuficientes.

 
 
En Noruega actualmente el 23% de las ventas de vehículos son eléctricos. En España, esta cifra sólo alcanza el 0,1%. España es el quinto país de Europa en venta de coches, Francia vendió en el mes de junio lo mismo que España en todo el año.
 
En España tenemos alrededor de 11.000 coches eléctricos pero muy pocos puntos de carga.