EFE / Las Palmas de Gran Canaria

El personal de Medio Ambiente del Cabildo de Gran Canaria podrá utilizar a partir de este martes un vehículo eléctrico cedido a la isla por la empresa automovilística Nissan, dentro un acuerdo destinado a fomentar el uso de medios de transporte más respetuosos con el entorno.

La consejera de Medio Ambiente del Cabildo, María del Mar Arévalo, ha recibido del gerente del concesionario de Nissan Brisa Motor, Fernando González, un Nissan Leaf para que los técnicos de su departamento lo empleen en algunos de sus desplazamientos, rotulado con el lema la "Gran Canaria, Reserva de la Biosfera".

Tras agradecer la cesión, que será por un periodo de seis meses, Arévalo ha destacado que el uso de vehículos de estas características está en "consonancia" con la política que la Consejería quiere poner en valor en la Reserva de la Biosfera.

"Este es un título que concede la UNESCO a casi la mitad de Gran Canaria, en la que apenas 19.000 personas ocupan esa geografía, y de lo que se trata es de buscar una fórmula, no ya de protección, sino de convivencia sostenible entre la naturaleza y las personas que viven allí, haciendo posible un tipo de desarrollo", ha destacado.

A su juicio, este tipo de iniciativas, con un vehículo que respeta la naturaleza, "viene muy bien a resaltar esta política de la Consejería".

"La cesión del coche eléctrico la vamos a aprovechar para que nuestro trabajo en la Reserva de la Biosfera de Gran Canaria no sea contaminante, con desplazamientos sostenibles", ha agregado Arévalo.

Por su parte, Fernando González ha elogiado tanto el trabajo de la Consejería y las cualidades del Nissan Leaf, que, en su opinión, es un coche "totalmente respetuoso" con la naturaleza y "compatible" con las ciudades y con el resto del territorio.

"Este coche eléctrico es una apuesta muy importante de movilidad sostenible y las instituciones públicas deben ser conscientes de las tecnologías y de las inversiones que están haciendo las marcas para fomentar el cuidado del medio ambiente", ha añadido.

El Nissan Leaf, que tiene un coste de 21.00 euros, se carga en la propia casa con un sistema de muy bajo coste, que equivale a 1,5 euros cada 100 kilómetros, incluido los gastos de mantenimiento de frenos, que ayuda a recargar una batería cuya una autonomía de 175 kilómetros.