La opinión de Tenerife, 14 de junio 2014

Las islas de La Graciosa y El Hierro forman parte de un programa que ha diseñado el Gobierno de Canarias para impulsar el uso de los vehículos eléctricos, informó ayer la consejera de Empleo, Industria y Comercio, Francisca Luengo. Luengo, en comisión parlamentaria, explicó que, en el caso de La Graciosa, el Ejecutivo ha invertido 100.000 euros este año para convertir a esta isla en un referente mundial en autosuficiencia energética mediante renovables. Este objetivo lo pretenden alcanzar mediante la creación de una microred inteligente y, también, mediante la implantación de flotas de vehículos eléctricos. 

En El Hierro, por su parte, hay 8.400 vehículos que hacen un recorrido medio de 25 kilómetros a una velocidad algo superior a 40 kilómetros por hora, lo que convierte a esta isla en el lugar idóneo para la implantación del vehículo eléctrico. Según la consejera, la puesta en marcha de la central hidroeólica próximamente, ayudará a desarrollar el transporte bajo en carbono dado que se podrá disponer de los excedentes eólicos suficientes para las recargas. El Gobierno también financiará con cien mil euros el proyecto de red de puntos de recarga del vehículo eléctrico en la isla de El Hierro, que contempla instalaciones de recarga de uso público y la creación de una sala de control de todo el sistema.

Por otro lado, Luengo indicó que su departamento prevé instalar en la Palma cinco megawatios de potencia de energía fotovoltaica hasta 2015 y actualmente está muy cerca de conseguirlo, pues ya hay 4,47megawatios. La consejera señaló que de ser prácticamente inexistente la energía fotovoltaica en esta isla en el año 2005, se ha pasado a estar a punto de cumplir el objetivo.

Sin embargo, las perspectivas de desarrollo en los próximos años dependen del mantenimiento del marco regulatorio en Canarias, de la retribución tarifaria de este tipo de energía y de la evolución de los precios de los materiales eléctricos que componen estas instalaciones, ha alertado.

También con el mismo horizonte temporal, en 2015, el Gobierno se plantea alcanzar en 6,4 megawatios de potencia eléctrica minihidráulica instalada, si bien su implantación aún no ha comenzado.