Canarias 7, 13/10/2014

Un coche eléctrico puede suponer un ahorro para el comprador de unos 5.000 euros en 10 años respecto a un coche de gasolina y de hasta 7.000 euros en el caso de un diésel, según un estudio del comparador Rastreator.

Además, teniendo en cuenta todos los gastos que acarrea un coche, y que incluyen el precio de compra o el mantenimiento, el ahorro oscilaría entre el 26% y el 37%.

Con todo, Ratreator advierte de que el seguro de uno de estos coches puede ser un 30% más caro en la modalidad a todo riesgo, aunque similar al de otros vehículos cuando el seguro es a terceros o a terceros ampliado.

Por otro lado, el comparador señala que uno de los mayores problemas a los que se enfrentan los compradores de estos coches es la falta de infraestructuras de recarga, un factor que limita su uso.

Actualmente, existen en España menos de 800 puntos de recarga de batería, una cifra que, según Rastreator, "es necesario aumentar para el desarrollo óptimo de la movilidad eléctrica".