Una de las razones por las que los fabricantes de coches se han puesto manos a la obra y han optado por la innovación tecnológica es la evolución de la legislación ambiental hacia un nuevo modelo basado en la eficiencia energética.

La Comisión Europea ha ordenado que se reduzcan las emisiones de CO2, en gran parte procedentes de la quema de combustibles fósiles. La nueva legislación sancionará a las empresas cuyos coches se excedan de los límites de emisiones impuestos.
 
El objetivo que se persigue es que los vehículos nuevos consuman menos y contaminen menos.
 
Las matriculaciones de vehículos eléctricos registraron un incremento del 77% hasta febrero, mientras que las de híbridos experimentaron una progresión del 74% durante el mismo periodo, según datos ofrecidos por la asociación de fabricantes Anfac.
 
Más información: Ecoticias