Lentitud de expansión del coche eléctrico en una Isla de condiciones idóneas debido a la crisis y el elevado coste de algunos accesorios de los coches, como las baterías, que han hecho que la cifra de conductores que apostaron por este transporte limpio y sostenible se estancara.

La venta de coches eléctricos se ha ralentizado, al contrario de lo que ha ocurrido con los híbridos.
 
En estos momentos el Ministerio de Industria y Energía mantiene abiertas líneas de ayuda para la compra de vehículos eléctricos, de entre 2.700 y 5.500 euros por unidad.
 
Otra de las causa puede ser la falta de puntos de recarga, la presencia de estos puntos es una necesidad psicológica para el conductor, ya que aporta seguridad, debido a que la autonomía media de las baterías es de 100 kilómetros. Se prevé instalar nuevos puntos para dotar a un territorio que es perfecto para los vehículos eléctricos.