Los vehículos eléctricos utilizan un motor eléctrico para su propulsión, pudiendo hacerlo total o parcialmente. La alimentación de este motor se logra a través de baterías instaladas en el mismo vehículo que se recargan a través de una toma de corriente. Su utilización presenta ventajas desde el punto de vista medioambiental, ya que permite disminuir el nivel de emisiones de CO2 a la atmósfera y significa para nuestra comunidad una importante herramienta para reducir nuestra dependencia energética del exterior, principalmente de los productos derivados del petróleo (gasóleos y gasolinas), al permitir un mayor y mejor aprovechamiento de nuestros recursos energéticos autóctonos, las energías renovables.

 

  • Tipología de Vehículo Eléctrico

Según Clasificaciones

Según Modelo de Propulsión