Particularmente, existen varios tipos de vehículos eléctricos dependiendo de si la propulsión es completamente eléctrica o si cuenta con un motor de combustión. Los diferentes tipos son los siguientes:

Vehículos híbridos eléctricos (HEV)

Un vehículo eléctrico híbrido posee dos o más fuentes de potencia. Los más comunes combinan un motor de combustión interna con una batería y motor - generador eléctrico.

Existen dos disposiciones básicas para HEVs, el híbrido “en serie” y el híbrido “en paralelo”. En la configuración “en serie”, el vehículo híbrido es impulsado por uno o más motores eléctricos cuya electricidad es provista por una batería o por un generador conectado al motor de combustión interna. Sin embargo, en ambos casos la fuerza motriz del vehículo proviene del o los motores eléctricos.

En la configuración “en paralelo” el vehículo híbrido puede ser impulsado ya sea por el motor de combustión directamente a través del sistema de transmisión hacia las ruedas, o por uno o más motores eléctricos, o por ambos métodos simultáneamente.

En ambas configuraciones la batería puede ser recargada por el motor y generador a medida que el vehículo se desplaza, de forma tal que la batería no necesita ser tan grande como aquella empleada en un vehículo eléctrico exclusivamente a baterías. Además, ambas configuraciones permiten el frenado regenerativo, donde el motor opera como generador cargando la batería y frenando el vehículo simultáneamente.

La configuración en serie tiende a ser usada sólo en aplicaciones específicas. Su principal desventaja es el hecho de que toda la energía eléctrica debe pasar a través del generador y los motores eléctricos, lo cual incrementa de forma considerable los costos. Por otra parte, la configuración en paralelo ofrece una variedad mayor de aplicaciones. Las máquinas eléctricas pueden ser más pequeñas y más baratas, dado que no tienen que convertir toda la energía del vehículo. 

Vehículos híbridos enchufables (PHEV)

Un vehículo híbrido eléctrico enchufable oPHEV por sus siglas en inglés, es un vehículo híbrido eléctrico cuyas baterías pueden ser recargadas enchufando el vehículo a una fuente externa de energía eléctrica. El vehículo híbrido enchufable comparte las características de un vehículo híbrido eléctrico tradicional y de un vehículo eléctrico, ya que está dotado de un motor de combustión interna (gasolina, diésel o flex-fuel) y de un motor eléctrico acompañado de un paquete de baterías que pueden recargarse enchufando el vehículo en el sistema de suministro eléctrico.

Vehículo eléctrico de autonomía extendida.

Es aquel vehículo que dispone de un motor de combustión (gasolina o diesel) que solamente permite la carga de la batería, y dispone de un motor eléctrico, que es el que transmite el movimiento y que funciona recibiendo la energía de las baterías. Además este tipo de vehículo, puede ser cargado conectándolo en la red. La presencia del motor de combustión posibilita la auto-recarga, consiguiendo una mayor autonomía.

Vehículos totalmente eléctricos (EV)

Un vehículo totalmente eléctrico basa su funcionamiento en una combinación de motor, un puerto de carga para recibir la electricidad, transformadores que convierten la electricidad recibida de este puerto de carga en valores de tensión y amperaje válidos para el sistema de recarga, baterías y controladores, que revisan el funcionamiento óptimo en clave de eficiencia y seguridad, regulando la energía que impulsa el motor.

Estos motores eléctricos tienen una curva de par muy plana, siendo su rendimiento óptimo a una baja revolución. Pueden girar a 20.000 o más rpm., sin ruido ni vibraciones y, lo que es más importante, sin apenas mantenimiento.

No necesitan embrague, ya que empujan desde 0 RPM sin ningún problema, algo que un motor térmico no puede hacer. Se gana peso por las baterías, pero se ahorra mucha mecánica por otro lado.

Un vehículo eléctrico no contamina directamente, es decir, su motor no emite a la atmósfera ni CO2, ni óxido nitrógeno ni PM10. Su uso reduce considerablemente las emisiones de gases de efecto invernadero derivadas de la recarga de sus baterías y, lo más importante, posibilita que la dependencia de los combustibles fósiles disminuya debido a la conexión a sistemas que contengan electricidad proveniente de fuentes de energía renovable.