Se entiende por estaciones de recarga (ER) al sistema compuesto por uno o varios puntos de recarga (PR) donde se conecta el VE. Es a partir de este punto donde se inicia la comunicación con el sistema de gestión (SG). Las estaciones de recarga pueden ser de dos tipos: puntos inteligentes que se comunican directamente con un sistema de gestión o configuraciones donde se encuentran varias ER con un sistema de control que se comunica con un sistema de gestión.

 

Una estación de recarga está compuesta normalmente por:

• Una o varias tomas de corriente que suministran la energía requerida para uno o varios vehículos.

• Indicadores luminosos de señalización: “punto de carga OK”, “recarga aplazada”, etc.

• Botones para inicio y detención de carga inmediatos.

• Un regulador electrónico de carga asociado con el cargador del vehículo.

 

En la actualidad existen dos tipos de estaciones de recarga según su forma de ubicación:

• Equipos en pared: Aparcamiento doméstico y aparcamientos públicos.

• Equipos de pie o poste: En vías públicas y en estación de recarga rápida.