Los vehículos eléctricos, híbridos, son una realidad, aunque para muchos suene muy lejos.

 
Los vehículos eléctricos convencen cada día más a la hora de adquirir un vehículo,  pero la escasa autonomía, la falta de infraestructura de recarga y el tiempo de carga de las baterías impiden el crecimiento de las ventas de estos tipos de vehículos. 
 
Hoy en día la tendencia está cambiando, cada vez son más los fabricantes que están mejorando estos aspectos, los precios bajan y la autonomía de estos vehículos van subiendo. Ya se están empezando a comercializar modelos con cifras muy competitivas de autonomía y cortos períodos de carga. 
 
Un eléctrico empieza a ser rentable a partir de los 15.000 kilómetros año. El uso mayoritario de estos vehículos suele ser urbano, pero con las autonomías actuales pueden afrontarse también viajes de media distancia.
 
Antes de adquirir un coche eléctrico hay que saber dónde se va a cargar para asegurarnos de que vamos a poder hacer un uso adecuado. Lo más práctico es tener un punto de carga en el garaje donde aparquemos. Los edificios nuevos están obligados a disponer de tomas eléctricas.
 
Conducir un coche eléctrico es una ventaja, silencioso, confortable, agilidad de conducción sin cambios de marcha, sin humos.
 
Pero también tiene algunas desventajas que hay que tener en cuenta a la hora de adquirir un coche eléctrico:
El Precio, los vehículos eléctricos requiere todavía inversiones mayores que uno de combustión.
La Autonomía de los eléctricos e híbridos todavía es escasa pero empezó con buen pie en 2018, hay modelos que están con una autonomía de hasta 600km.
La Recarga, actualmente hay tres tipos de recarga, desde el tipo lento, ideal para recargar en un garaje privado durante la noche, hasta el rápido, capaz de recargar completamente una batería en 10 minutos.
 
Pero la mayoría son ventajas, te nombramos algunas:
Cero Emisiones, si nos preocupa el medio ambiente los coches eléctricos 100% no emiten ninguna emisión de gases contaminantes.
Coches Silenciosos, limpios y sostenibles.
Los vehículos eléctricos visitan menos el taller, ya que tienen menos averías mecánicas que los coches de combustión, y la principal razón de ello está en su motor. No tienen correa distribución, ni embrague, ni tubo de escape. El mayor desgaste en los coches eléctricos se lo lleva la batería. Por lo que el mantenimiento de un coche eléctrico es casi nulo, queda reducido a un chequeo del estado de las baterías.
Nulo consumo, lo que supone un ahorro en combustión, debido a que el coche eléctrico se puede cargar durante la noche en el garaje.
Facilidades para aparcar y conducir, muchos sitios bonifican las tarifas de aparcamiento público, y el uso de cargadores en plazas de aparcamiento públicas. Pudiendo usar carriles especiales por ejemplo sólo Bus/Taxi.
No emite ruidos, no se ha de cambiar constantemente de marchas, por lo que representa un gran descanso a la hora de acumular horas al volante. Permite una conducción más relajada y suave.
Incentivos para la compra de un vehículo eléctrico, diferentes bonificaciones.
 
Según AEDIVE, Asociación Empresarial para el Desarrollo e Impulso de Vehículo Eléctrico, España supera por primera vez la barrera de la matriculación de vehículos eléctricos. Tras sumar un total de 13.021 unidades entre eléctricos puros (BEV) e híbridos enchufables (PHEV). Las matriculaciones de vehículos eléctricos e híbridos en España suben un 45% hasta abril.
 
Las matriculaciones de vehículos híbridos y eléctricos alcanzaron las 6.816 unidades en abril, lo que ha supuesto un crecimiento del 67,8% con respecto al mismo periodo de 2017. En el primer cuatrimestre de 2018, las matriculaciones de este tipo de vehículos han alcanzado un total de 26.265 unidades, lo que se traduce en una subida del 45,7% si lo comparamos con el periodo enero-abril del pasado año.
 
Datos sobre el Vehículo Eléctrico de interes:
 
 
Fuente: AEDIVE