Parece que son lo mismo pero difieren en la manera en que el coche consigue la energía.  

Es fundamental que se conozcan las diferencias para elegir el que mejor se adapta a tus necesidades.

La fuente de alimentación es la que define el consumo, las prestaciones y las emisiones que presentan, disminuir el consumo de combustible o cero emisiones.

 
Vehículo Eléctrico
El coche eléctrico está impulsado por uno o más motores eléctricos, equipado sólo con este tipo de motor, alimentado por la energía acumulada en las baterías recargables que no emiten contaminación en el funcionamiento, cero emisiones, que emplea la energía eléctrica almacenada en baterías recargables y la transforma en cinética.
 
Hay diferentes tipos de baterías que acumula la energía donde se almacena la electricidad que será trasmitida al motor, consumiendo la energía almacenada durante su desplazamiento.
 
Energía limpia, eficiente con autonomía.
 
Las ventajas del coche eléctrico se pueden resumir en:
  • Son más silenciosos.
  • Menos contaminantes.
  • Se recargan cuando están parados: en el garaje de tu casa, en el trabajo, a través de los puntos de recarga. También se recargan durante el desplazamiento del vehículo.
  • Los motores eléctricos son más compactos, ligeros y simples que los motores de combustión interna. Al no quemar combustible, no precisan de un circuito de refrigeración ni de aceite. 
  • No necesitan cambio de marchas ni embrague. Conducción es muy cómoda, más incluso que en un coche térmico de cambio automático. 
  • Recuperan energía de las frenadas para recargar las baterías.
  • Los motores eléctricos tienen mantenimiento muy reducido por su simplicidad mecánica.
  • El coste energético por kilómetro de la carga eléctrica es muy inferior al del combustible para un vehículo térmico.
  • Cero emisiones. 
  • Accesibilidad gratis en grandes ciudades. Aparcamiento gratuito en algunas zonas.
 
 
El vehículo híbrido
Vehículo propulsado por una combinación de motores de combustión y eléctrico, el que realiza el trabajo la mayor parte del tiempo es el motor de combustión. 
 
La energía cinética que provoca el motor de combustión también alimenta la batería cuando frenamos, de modo que se puede reducir el consumo de combustible combinando ambos sistemas, sobre todo en trayectos urbanos, que son los que disparan el consumo y la contaminación.
 
El motor eléctrico funciona en dos modos: A bajas revoluciones, cuando el vehículo está realizando maniobras de aparcamiento o en el inicio de la arrancada. Y en marcha, como aportación al motor de combustión principal. Su batería no es recargable externamente sino que lo hace a través del alternador del coche.
 
El coche híbrido combina un motor de combustión eléctrica con el tradicional motor de combustión interna.
 
Algunas de las ventajas que se pueden considerar con el coche híbrido:
  • Al usar ambos motores, hay un ahorro, permite obtener un consumo muy reducido, sobre todo en trayectos por la ciudad, así como sus emisiones. Ahorramos dinero y emitimos menos.
  • Menos emisiones de CO2, Al consumir menor cantidad de combustible fósil, los vehículos híbridos emiten menos CO2 a la atmósfera.
  • Su autonomía crece respecto a un gasolina tradicional debido al alterne con la batería eléctrica. Su recarga es más rápida que la de un eléctrico, al combinar ambos motores.
  • La batería no necesita ser recargada en un punto de alimentación, aunque también puede hacerse en el caso de los enchufables.
  • Al contar con motor de fuel, siempre tenemos -al menos a medio plazo- una red eficiente de gasolineras a nuestra disposición. 
  • Es más suave y fácil de usar.