La futura ley de cambio climático prevé fomentar las renovables hacia un cambio climático y transición energética.

 

 
Los coches con motores diésel o de gasolina tienen los años contados en España. La matriculación de vehículos que emitan dióxido de carbono (CO2) -incluidos los híbridos y los que funcionan con gas- estará prohibida a partir de 2040.
 
La propuesta está recogida en un borrador de trabajo de la Ley de Cambio Climático y Transición Energética, que planea rebajar un 20% las emisiones de CO2 en 2030 y que al menos un 70% de la electricidad sea renovable
 
Las ventas de coches eléctricos están subiendo pero al parque de vehículos eléctricos en España le queda mucho todavía, en la actualidad circulan 46.500 vehículos eléctricos, de los que unos 11.000 son turismos, según la Asociación Empresarial para el Desarrollo e Impulso del Vehículo Eléctrico (Aedive). El año pasado se matricularon en España 1.234.000 turismos, de los cuales 4.106 son eléctricos puros y 3.342 híbridos enchufables.
 
El arranque de los vehículos eléctricos es todavía muy bajo y le cuesta arrancar debido a que la duración de las baterías aún no da para hacer viajes demasiado largos. Las estaciones de recarga para uso público tampoco está desarrollada, aunque se espera un boom.
 
La futura Ley de Cambio Climático y Transición Energética que prepara el Gobierno establecerá la obligación de instalar puntos de recarga eléctrica en las instalaciones de suministro de combustibles y carburantes. 
 
 
Más información: